top of page
fondo_edited.png

Por: Departamento de Comunicación y Marketing

 

Los reconocimientos, como Javerianos, es una muestra de que estamos dejando una huella positiva en el mundo. Ya sea en ámbitos pastorales, académicos o deportivos, y que nuestros estudiantes se destacan entre las demás instituciones.

 

Es por esto que, en fiestas en honor a San Ignacio de Loyola, festejamos el intelecto, la determinación y el corazón generoso de sus estudiantes de Secundaria en la Ceremonia a la Trayectoria Pastoral y Excelencia del año lectivo 2022-2023.

 

Durante esta premiación, los estudiantes fueron reconocidos entre aplausos frente sus padres, amigos, docentes y pastoralistas por su constante esfuerzo en los estudios y por ser partícipes de las actividades pastorales de la institución. Estos Javerianos, siguiendo el ejemplo de San Ignacio, intentan todos los días crecer en mente y espíritu para así ser más y servir mejor a los que lo rodean.

 

De la misma forma, nuestros Javerianos y Javerianas de Grupos Ignacianos, en compañía de otros jóvenes de los colegios de la Red de Unidades Educativas Ignacianas del Ecuador, fueron parte del XIV Campamento Nacional 2023, experiencia en la que se convirtieron acreedores de premios como: Mejor comunidad de mujeres, Mejor acampado y Segundo lugar en el festival gastronómico.

 

Felicitamos a todos nuestros estudiantes y pastoralistas por sus participaciones y logros, ¡Gracias por mantener viva nuestra esencia Javeriana! 

Por: Departamento de Comunicación y Marketing

 

“Vencerse a sí mismo es la mayor victoria que el hombre puede obtener.” 

–San Ignacio de Loyola S.J.

 

En un emocionante evento de Olimpiadas Matemáticas, organizado por la prestigiosa Academia de Ciencias Exactas Apol y con sede en la inspiradora Universidad Politécnica Salesiana, nuestros estudiantes demostraron su destreza y pasión por los números, llevando el nombre de nuestro colegio a lo más alto.

El Ing. José Luis Arreaga, docente de Matemáticas, fue honrado por su liderazgo y acompañamiento. Su dedicación se vio reflejada en el éxito del equipo y le valió una merecida medalla de bronce, así como una placa de reconocimiento a nuestra institución, por alcanzar el tercer lugar en esta prestigiosa competencia.

Entre los resultados destacados obtuvimos:

Sofía Mendoza - 10mo Grado: Medalla de Bronce. Un logro destacado que refleja la dedicación y habilidades matemáticas de Sofía. Su esfuerzo y compromiso se tradujeron en una merecida medalla de bronce.

Juan José Oleas y Sebastián Pineda - 10mo Grado: Doble Medalla de Bronce (Individual y por Equipo) Estos talentosos estudiantes no solo se destacaron individualmente con medallas de bronce, sino que también formaron parte de un equipo de Básica Superior Masculino, junto con Diego Muñoz, que recibió una medalla grupal de bronce.

 

colina3_edited.png

Estos logros no solo son un testimonio de la destreza matemática de nuestros estudiantes, sino también de la calidad educativa y el compromiso de la U.E.B. Javier con la formación integral. Felicitamos a todos los participantes, al docente responsable y a nuestra institución por estos brillantes resultados, que quedan registrados en la historia de las Olimpiadas Matemáticas Apol 2023. ¡El camino hacia el                             conocimiento sigue brillando con luz propia en nuestro colegio!

Analía Andrade - 10mo Grado: Medalla de Plata. Analía brilló con luz propia, llevándose a casa una                                   prestigiosa medalla de plata. Su dedicación y habilidades matemáticas no                                                pasaron desapercibidas en esta competencia de alto nivel.

Julio Sierra - 3ro de Bachillerato: Medalla de Plata. Julio demostró que la perseverancia y el estudio constante son la clave del éxito. Su medalla de plata es un testimonio de su excepcional desempeño en la competencia.

Diego Muñoz - 10mo Grado: Oro Individual y Bronce Grupal. ¡Un logro excepcional! Diego se destacó con una medalla de oro a nivel individual y contribuyó al éxito de su equipo con otra medalla de bronce grupal.

Por: Bruno Chica, Abanderado del Pabellón Nacional

 

Este reconocimiento no es uno, sino el más alto entre todos los premios que un alumno aspira a tener, por ende, mi emoción por haberlo alcanzado era enorme, pero sobre todo el saber que tantos años de esfuerzos dieron sus frutos. 

 

Aquel día estaba lleno de ánimos y nervios; ver a todos mis amigos y compañeros, mi familia y demás personas importantes para mí fue una experiencia muy bonita, ver que casi todos los que me acompañaron ese día formaron parte de este gran logro solo hizo que mi corazón se llenará de gratitud hacia ellos. 

 

Pero lo que más sentí ese día era que; el que cargaba ese astil, el que juraba en frente de todos el amor hacia mi patria, el que hablaba con seguridad y estaba parado allí con orgullo y devoción, el que con valentía y dedicación llegó a obtener el primer lugar entre todos, no era ese chico de Tercero de Bachillerato, sino el chico de años anteriores que pese a todas las dificultades y obstáculos nunca se rindió y siempre aspiró a ser más, a ser mejor, a no conformarse, a ser la mejor versión de mí. 

 

Y en mi discurso, dejé grabado todos mis sentimientos y pensamientos, el más alto honor que un estudiante de colegio puede tener, no solo por sacar buenas notas, sino por ir más allá de eso, encaminarme hacia la excelencia. Fue un día en el que pude sentir que este compromiso con mi país no se quedó en palabras bonitas, llegué a ser lo que aspiraba y no me pienso detener, jurar el amor y besar la bandera del país que tantas alegrías me ha dado me llena de satisfacción.

Llegué a ser lo que el modelo de un alumno ejemplar busca, convertirse en el arquetipo al que todos quieren llegar a ser, una inspiración, un ideal al que todos anhelan… dejar una huella en este, mi colegio, y en mi país tan querido.

Extracto del discurso: Afortunadamente contamos con profesores llenos de convicción que no solo imparten conocimientos, sino que se esfuerzan en darnos herramientas que nos permitan responder a cualquier desafío que traiga el

Por: Julio Urbano, Estudiante de 2do de Bachillerato

 

La mejor forma de enseñar la historia es mediante el teatro. Ese fue el pensamiento que surgió en mi mente durante los meses de octubre y noviembre de 2023. Mi nombre es Julio Urbano, estudiante de 2do de Bachillerato Internacional y orgulloso representante de la promoción 64. Hasta el presente día he tenido la oportunidad de dirigir cuatro obras teatrales en la Unidad Educativa Bilingue Javier, pero aquella que marcó mi última ejecución fueron las fiestas octubrinas, la representación de la Independencia de Guayaquil. 

 

Todo empezó gracias al apoyo del Mr. Israel Paredes, Coordinador del área de Ciencias Sociales, quien me propuso realizar un último proyecto escénico haciendo honor al trabajo de años pasados. Expuse incentivar el sentido cívico compartiendo la importancia de nuestra independencia, aprovechando el mes de octubre que estaba por venir. Definitivamente, el realizar un proyecto tan grande hubiera sido imposible sin la ayuda de mis compañeras Daniela Vera y Valeria León. 

 

Inicié proponiendo una planificación de trabajo de tres ejes: Actuación y Dirección, Utilería y Vestimenta repartidos a cada uno respectivamente, pues el objetivo era optimizar el tiempo, ya que solo teníamos cinco semanas. Comenzamos comunicando a toda la promoción la participación opcional en la iniciativa con pequeñas charlas en las cuatro aulas de clase. Teniendo ya a un grupo moderado, empecé el proceso de desarrollo del guión, que involucró una profunda investigación de quiénes fueron aquellos más influyentes en la liberación del yugo español como José Joaquín de Olmedo, José de Villamil, José de Antepara y Arenaza, entre otros, duró un aproximado de dos días antes de ser enviado y aprobado por el colegio. 

 

Al mismo tiempo, en conjunto con los equipos de Utilería a cargo de Valeria León, desarrollamos 20 unidades de elementos de escenario como cañones, caballos, mesas, cuadros de sala, puertos, bayonetas, entre otros, con materiales reciclables. Además, con los equipos de vestimenta a cargo de Daniela Vera, creamos 35 disfraces de soldados con fomix que incluyeron sombreros, armadura, botas y 50 medallas de prócer. 

 

En el aspecto escénico, la coordinación del telón fue ejecutada mediante un sistema de motorolas y un libreto especial, el cual permitió informar a los chicos encargados cuándo abrirlo y cerrarlo. Se realizaron 3 ensayos generales, combinados con 2 sesiones de medidas para prendas. El total de estudiantes participantes fueron 74, incluyendo maestros, pues quisimos demostrar la unión que teníamos como promoción con nuestros docentes, por lo tanto se ejecutaron ensayos personales con ellos. 

 

El día de la presentación, 6 de octubre de 2023, elaboré y compartí 3 libretos de guía para narradores, escenario y telón; tuvimos a toda la secundaria como audiencia y la obra fue un auténtico éxito. Después de mucho sacrificio y entrega, puedo decir que anhelo que esta experiencia sirva como motivación para promociones venideras a realizar actividades en conjunto. Esta actividad es una evidencia irrefutable de que la unión entre Javerianos es de hermandad, que el trabajo en equipo es sin duda alguna el mayor reto que existe, pero la recompensa que espera a quienes se atreven es un triunfo unánime. Les aconsejo que no tengan miedo a saltar a una nueva experiencia, porque cuando más miedo sentimos, es cuando más lejos podemos volar.

futuro con confianza. Su compromiso por la educación es invaluable para nosotros, y les estamos eternamente agradecidos.

Por: Docentes de Ciencias Naturales de Bachillerato

 

La ciencia permite que el mundo avance a pasos agigantados, sin embargo, esta misma no se fundamentaría sin la base científica adquirida en los espacios de aprendizaje.  Es en las aulas donde los científicos potenciales descubren su vocación, y si bien es cierto que en el pasado muchos lograron hacer grandes aportes trabajando de manera aislada, actualmente el trabajo científico está marcado por la cooperación. 

 

El área de CCNN, a la vanguardia de la propuesta pedagógica institucional, se proyectó en diseñar múltiples experiencias de aprendizaje, como A Ciencia Cierta II, un evento formativo orientado en la sana competencia, que serviría para demostrar en el momento preciso, los conocimientos y habilidades adquiridos por los estudiantes en las diversas asignaturas de las Ciencias Naturales, tales como: Física, Química y Biología.  

La idea fue diseñada para que los estudiantes no solo demuestren los conocimientos científicos, sino también, la aplicación de los mismos en diversos experimentos vinculados con los contenidos.

 

A Ciencia Cierta II  fue un espacio o una oportunidad para recibir personajes del pasado, tales como Marie Curie, Albert Einstein, Gregory Mendel, Antonie Lavoisier, Neils Bohr, representados extraordinariamente por los estudiantes, quienes compartieron datos significativos de los mismos y les permitió ir más allá de los conceptos. Esta actividad implicó sumergirse en el papel, donde se combinaron aspectos importantes como la investigación, comprensión y compromiso activo para crear una representación auténtica y significativa, de hombres y mujeres que dejaron una huella en la historia y fueron parte de la inspiración de “Ciencia Cierta”.

 

La metodología escogida para la competencia del concurso fue el trabajo en equipo, ya que esta permite reunir estudiantes que asuman roles de liderazgo, se conjuguen diversas habilidades, la búsqueda de soluciones creativas y puesta en común de la toma de decisiones, fomentando la responsabilidad compartida y el compromiso con el grupo. 

Los  equipos de trabajo estuvieron conformados por cuatro grupos base, cada uno estaba integrado por cuatro estudiantes de Primero, Segundo y Tercero de Bachillerato. 

 

Para seleccionar las preguntas a responder, a los grupos concursantes se les presentaban una ruleta digital con las diferentes opciones de preguntas de las diversas disciplinas. Una vez que los grupos internamente decidían la respuesta correcta, accionaba una app que permite ver que grupo respondió primero.  

 

 Durante el desarrollo de la competencia, los presentadores del concurso (encarnado por un estudiantes de tercer año de bachillerato y una estudiante de décimo) le iban contando a la audiencia datos históricos y asombrosos de la ciencia que permitía mantener activa y entretenida a los estudiantes asistentes mientras los concursantes estaban preparando sus respuestas ante cada reto. 

 

Además de los espacios del aula y las actividades de campo, los laboratorios de ciencias se constituyen como formidables espacios de aprendizaje donde se gestan  experiencias reales y tangibles que complementan a la teoría,  lo que permite no solo la aplicación práctica de conocimientos sino que también proporcionan un entorno propicio para el desarrollo y la mejora

de habilidades de orden superior, que son esenciales en la investigación y el pensamiento científico avanzado. Nuestros Javerianos demostraron sus conocimientos teórico-experimentales en prácticas como la extracción de ADN a partir de muestras de diversas naturaleza biológica, analizaron la fermentación de diferentes frutas; también analizaron origen, composición química y toxicidad de

compuestos orgánicos como metanol y etanol;   asociaron también  conceptos de química inorgánica en la  justificación de cómo estos compuestos desempeñan un papel vital  en la vida diaria.  

Nuestro compromiso como docentes es atender al llamado a transformar, nuestro papel es trascendental hoy, educar no se debe focalizar únicamente en los contenidos que necesitamos enseñar, sino en el mundo que anhelamos ayudar a construir con nuestro accionar. Entonces, nos queda explorar alternativas para conducirlos a experimentar lo que estudian, pues como

recalcó San Ignacio: “No es el mucho saber que sacia y satisface al alma, sino el sentir y gustar de las cosas internamente”.

Por: Bianca Campoverde, Estudiante de 3ro de Bachillerato 

 

Desde que tengo memoria, la Unidad Educativa Javier siempre ha demostrado un genuino interés por hacer que sus alumnos exploren sus dones, habilidades e intereses desde los múltiples campos que se pueden abordar. Esto, por medio de la implementación de actividades de carácter académico centradas alrededor de los cuatro atributos planteados en el perfil de salida del javeriano: competencia, consciencia, compasión y compromiso. A más del historial que el plantel educativo siempre ha tenido, gratamente nos sorprendió escuchar que el colegio estaría involucrado en un proyecto de la NASA, que consistía en enviar muestras de semillas a la Estación Espacial Internacional (ISS), convirtiéndose en pionero a nivel nacional y sudamericano en este campo.

 

Dicho involucramiento abrió la puerta a un sin fin de actividades interdisciplinarias relacionadas al proyecto, tales como: la formulación de hipótesis en el área de Ciencias Naturales con respecto a lo que sucedería una vez que las semillas regresaran a la atmósfera terrestre; la participación activa del alumnado en el cuidado y mantenimiento del huerto del plantel; así como también la creación de un concurso institucional para otorgar un nombre a este gran proyecto, resultando como ganador “Una Huella del Javier en el Espacio”. 

 

La propuesta era simple de entender: un grupo de semillas de rábano serían enviadas en noviembre del 2019 a lSS, manteniéndose allí por un aproximado de 6 meses, para luego regresar a la Tierra y ser evaluadas en cuanto al porcentaje de germinación. No obstante, debido a la pandemia, el período de tiempo extraterrestre se alargó hasta inicios de 2021. 

 

Dada mi fascinación por la astronomía, participé activamente en esta iniciativa desde el primer día, tanto en la rueda de prensa que presentaría los detalles del programa de investigación, así como en la entrega simbólica de las semillas de rábano a la organización que se encargaría de trasladarlas al espacio. Tuve un interés genuino en el proyecto, dado que comprendía las grandes implicaciones que representa para la Familia Javeriana el formar parte de un proyecto de tal magnitud, y cómo con los resultados obtenidos del mismo se erigiría en un avance fundamental para la ciencia. 

 

Tengo el honor de decir que aporté a este proyecto en distintas ocasiones y de diversas maneras: redactando preguntas para entrevistas con las personas involucradas en el mismo, siendo partícipe del cuidado del huerto donde yacían estas semillas y, más recientemente, asistiendo como representante de la institución al 1er Congreso de Tecnología Espacial en el Ecuador para explicar detalles concernientes a los resultados de la investigación.

 

Añado como testimonio de que esta experiencia fue una oportunidad para fortalecer y recalcar la presencia e importancia de las mujeres en la ciencia, al ser liderada por las docentes Jean Medina y Odalis García, quienes también se encargaron de incluir a alumnas destacadas en sus asignaturas para hacerse cargo de distintas etapas del proyecto en cuestión. En un ámbito más personal, he de admitir que participar en este proyecto sembró en mí la posibilidad de encontrar una vocación en las ciencias investigativas de la salud, generando así un eminente interés no solo por conocer lo hasta ahora desconocido, sino también por ponerlo al servicio de los demás.


 

“Ignacio de Loyola  nos enseñó que  “No el mucho saber harta y satisface el alma sino el sentir y gustar las cosas internamente”. Para el área de CCNN, Una Huella del Javier en el Espacio fue una oportunidad de crecimiento de experiencias, a más de haberse convertido en un suceso histórico y significativo para nuestra institución. Esta actividad nos permitió ser referente para otras comunidades educativas que, mediante el uso de metodologías activas y experiencias audaces, se  generen aprendizajes significativos, que permitan a los estudiantes el  desarrollo de habilidades  investigativas, de comunicación y trabajo en equipo”. 

Jean Medina, Jefa de Departamento de Ciencias Naturales.

bottom of page